Siempre he querido escribir aunque nunca he tenido fuerzas para hacerlo.

Si que es verdad, que en algunos momentos de mi vida se me ha pasado por la cabeza crear un blog, para disfrutar de un espacio donde realmente sentirme yo misma, pero era un proyecto que posponía una y otra vez, que abandonaba porque no me veía capaz de hacerlo o que me autocensuraba porque… ¿quién querría leer sobre emociones?

Ahora Emociones con Patas

Nace como una terapia para mí, y quizás, para alguien que también me lea.

No pretendo que sea un blog de autoayuda, pues yo no soy la llave de nada.

Pero aquí hablaré sin tapujos de todo lo que me hace sentir, de todos aquellos miedos que intento superar cada día para seguir creciendo o incluso de todas aquellas preguntas que me hago por muy disparatadas que sean.

En definitiva, todas mis propias batallas.

En estos últimos años me he dado cuenta, que las emociones son como seres individuales (con sus patas y sus brazos) a los que no podemos dar de lado, dejar atrás o hacer como que no existen.

Lo único que conseguimos haciendo eso, es que esas emociones se enquisten en nosotros.

Las emociones hay que vivirlas, experimentarlas y sufrirlas (por mucho que duelan).

A mí misma me ha costado mucho tiempo ir aprendiendo a gestionar las emociones, es más, para mí la inteligencia emocional es un concepto del que tengo mucho que aprender aún.

Alegría, Frustración, Tristeza, Miedo, Odio, Rencor

Hay tantas… y el problema es que no nos enseñan a gestionarlas. Vamos trabajando cada emoción según vamos viviendo la vida.

La inteligencia emocional no la hemos trabajado en años y cuando de repente vivimos un momento que nos descuadra o que no controlamos, pretendemos dominar ahí esa emoción

Y me temo, que eso en la mayoría de las ocasiones, no funciona.

¿Nunca has notado a tu mente y a tu corazón, enfadados? ¿Cómo si lo que sintieras no fuera lo mismo que lo que piensas?

Debemos educar las emociones. No esconderlas ni reprimirlas.

Puedes ser del tipo de persona que no expresa sus emociones, que no es nada malo, o por el contrario de aquellas personas que emocionalmente se las ve venir… para todos, está dedicado este blog.

Quiero que disfrutes con mis relatos, con mis historias, con mis reflexiones.

A lo mejor en otro momento también fueron las tuyas, ¿quién sabe si  lo que siento yo ahora, no lo has sentido tú antes? o ¿lo sientas más adelante?

Por eso, si algún día ves llover, durante un día soleado…

¡Recuerda que estoy aquí! ¡Vuelve! y ¡Quédate!

Lo mismo entre algunas de las líneas que escribo, consigo que esboces una sonrisa 😊

close

No te pierdas ningún post y conviértete en un ¡Emocioner!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.